Información para Padres

Muy apreciados Padres, Maestros, y todos los interesados en la educación:

 

¡Bienvenidos a la página de ALAFA Ediciones! .Aquí verán noticias esperanzadoras acerca de la Educación en Valores, que también puede llamarse Educación del Carácter.  En estas páginas podrán ver como la educación en valores va reconociéndose mundialmente como la base de la educación en si.

 

La excelencia profesional nunca es tal si el profesional no practica con rectitud, honestidad, perseverancia, y mente abierta.  Sin embargo, la educación en estas virtudes y otras, que otrora se aprendían normalmente como parte de la educación y la convivencia familiar y social, hoy día ha sido relegada a tan solo la familia y sumergida en el relativismo y los anti-valores que emanan de tantos medios.

 

Los conocidos cursos de “Educación Sexual” inspirados por las compañías farmacéuticos desde que se inventó la píldora anticonceptiva en 1960 y que se han presentado en todos los países del mundo, han demostrado tener un efecto aun peor. Reduciendo la sexualidad humana a la genitalidad y el amor al acto sexual, han alentado a los jóvenes a iniciarse cada vez mas joven en una actividad sexual que ha resultado en una epidemia de enfermedades de transmisión sexual (ETS) y de embarazos precoces.

 

Como presidente de PROVIVE, en Venezuela, resolvimos en 1985 emprender la creación de un programa completo de educación para una sana sexualidad.  Reuniendo un grupo interdisciplinario e internacional, definimos como base de nuestra obra que la Educación Sexual es todo lo que un individuo tiene que aprender, desde que nace, para ser capaz de vivir en pareja de forma feliz y permanente.

 

Esta definición conlleva una segunda: ¿qué hace falta aprender para vivir con otra persona de forma feliz y para siempre? La respuesta: lealtad, respeto, paciencia, generosidad, veracidad, perseverancia, resiliencia y solidaridad; ser agradecido, amable, y responsable;  saber escuchar, saber lo que quiere, saber negociar, y tomar decisiones.  Aparecieron otros elementos a medida que nuestra investigación de la psicología avanzaba.

 

El producto de 20 años de estudios y trabajo es Aprendiendo a Querer.

 

 

 

 

 

Es un programa completo de formación del carácter y educación en las virtudes respetadas universalmente. El programa no es religioso, sino antropológico: es decir, sigue de cerca los cambios en el desarrollo de la persona humana, desde los 5-6 años hasta el final de la escolaridad, a los 17-18.  Aprendiendo a Querer toma en cuenta los cambios neurológicos de cada edad, que explican en gran parte las etapas existenciales.

 

Como decía Aristóteles, la mejor manera de enseñar es por un cuento, y Aprendiendo a Querer engancha a los alumnos por medio de una novela continúa acerca de Carlos y su prima Alicia, quienes con su grupo de amigos y compañeros viven las experiencias de todo niño y niña.  Durante los 12 años del programa estos protagonistas crecen con los alumnos, mostrando la gran variedad de talentos y personalidades que existe y que no varía la Regla de Oro para nuestras vidas: haz a los demás como quisieras que te hagan a ti.

 

Carlos, Alicia y sus compañeros viven y comparten un gran número de aventuras, éxitos, fracasos, dudas, esperanzas, desencantos, ilusiones, amores, grandes amistades, y aprendizajes de todo tipo. Adquieren conocimientos sobre personas famosas de la historia y la actualidad que les sirven de estimulo. Conocen adultos y mentores con profunda sabiduría. Y todo eso lo comparten y conversan, tanto dentro del texto, como en el aula.

 

El programa consta de 35 capítulos por año, que se traduce en 1 hora semanal. Cada lección da conocimientos, motiva y enseña una destreza o habilidad para la acción. Esto corresponde a los 3 niveles de la persona humana: el espiritual (inteligencia y voluntad), el emocional y el corporal. Un manual para el docente acompaña cada nivel.

 

Desde ALAFA Ediciones les ofrecemos esta herramienta, confiados de que los magníficos resultados que se han tenido en 14 países desde que se lanzó en el 2002 responderán a su inquietud por la formación de la nueva generación que crece en un mundo tan complejo y anhelan ser personas excelentes, felices y exitosos.

 

Gracias por su interés,

Christine de Marcellus Vollmer